[16.06.2018]

A mis amigos

El 16 de junio de 1993 comenzaba este camino, atrás dejaba 5 años hermosos en Metzen y Sena, desde 1988 en Cuentas Corrientes, manejando una de las empresas más importantes del país, dos años más desde 1986 en Tienda Paloma y dos años más hasta 1984 cargando cajones de verduras, lavando platos y pisos, entre otras tareas, que dieron forma y carácter a mi vida desde los 13 años.

Pero ese junio de 1993, luego de recibirme, di un gran paso y me convertí en empresario con 22 años, compré un Fusca del año 1962, algunas herramientas y de la velocidad de digitar y analizar cuentas en una oficina, pasé al frío de la obra, a picar paredes, a revocar, a correr de un lado para otro todo el tiempo, para darle ritmo a la empresa, para generar puestos de trabajo.

25 años se cumplen hoy, que me hinchan el pecho de orgullo, 25 años representan 1300 semanas, nadie podrá decir que fallé un solo viernes, de esas 1300 semanas en el pago de jornales al personal, nadie podrá decir que pagué con una hora de atraso, por el contrario en más de una ocasión volví a casa con 30 pesos en el bolsillo luego de pagarles a todos.

Si a alguien le debo algo, no es en el plano económico, sino en el eterno agradecimiento a mi esposa, que me ha bancado desde sus 15 años, como una mujer de hierro, compañera increíble, de la cual me enamoro más cada día.

Si a alguien le debo algo, seguro es a mis hijas, que en más de una ocasión, las encontré de chiquitas dormidas atrás de la puerta, esperando a su padre, que llegara de jornadas interminables de trabajo, de 16 o 18 horas.

Hoy mi Casa Abierta cumple 25 años y lo que más me motiva para seguir adelante, es justamente la pasión que le pude transmitir a mi familia, donde esta empresa puede seguir adelante incluso sin mi presencia, mi desvelo era que no me pasara nada mientras criaba a mis niñas, éramos solos con mi esposa contra el mundo. Hoy tengo paz y más confianza que nunca en salir adelante, porque en el ADN pude transmitir el valor del esfuerzo, la superación, la constancia, el ser gente día a día, que el amor y la familia son la base de una sociedad.

Tal vez la única duda que me surja hoy, es dónde estaré los próximos años, el Uruguay no le da treguas a los emprendedores, por el contrario los combate y a uno ya la calculadora, le comienza a mostrar el tiempo que nos queda, lo que hace que ese tiempo sea de mucha importancia, porque si algo que ya bastante le hemos quitado a nuestras familias, es justamente el tiempo.

Quienes somos adoradores justamente de la superación constante, del valor del esfuerzo, nos sentimos como sapo de otro pozo en este Uruguay, donde lo que más me preocupa hoy es ver a una sociedad anestesiada frente a la inseguridad, a los asesinatos, a la corrupción.

La única forma de proyectar una empresa, es siendo analítico, siendo crítico, porque de eso trata ser empresario en este país, levantarse cada día y saber que es otro nuevo día para cumplir con todos nuestras obligaciones, nuestros deberes, nadie nos regala nada.

Hoy arrancan otros 25 años de Casa Abierta, hoy arrancan otros 25 años de una empresa familiar, como tantas otras que escribieron la historia de ese Uruguay que se nos aleja, porque se dinamitó la palabra respeto.

Mientras éxito sea sinónimo de soledad, no me cabe duda alguna que como sociedad no estamos avanzando nada y solo hay que recurrir al cuento de la perdiz, que dice que no hay que levantar la cabeza, para que no te la vuele un cazador, por lo tanto todo se convierte en una chatura para cuidar nuestras cabezas.

Abrazo a todos, no dejen de soñar nunca, ni de levantarse cada mañana para buscar hacer esos sueños realidad.

Nadie te va a regalar nada, pero es impagable no deberle nada a nadie, las oportunidades en la vida se dan pocas veces, de nosotros depende siempre estar atentos, para aprovechar esa oportunidad que se te presente.

47 años de locura en http://www.libertrindade.com

Gracias por tu tiempo y por estar allí.

Liber Trindade

Anuncios